viernes, 24 de febrero de 2012

hace dos años y un dia que vivo sin el...

No llevo la cuenta...pero hace mucho que no entraba por acá

No recuerdo muchas cosas que escribí, pero leyéndolas, recuerdo el sentimiento que tuve al escribirlas

Me hacia bien

Por ahi vuelva





Haría una encuesta para ver qué porcentaje quiere que vuelva y qué porcentaje no, pero no creo que pobre autoestima resista la ausencia de votos (tanto a favor como en contra, je)

Entonces mejor veo que me depara el destino.

Para contar que tengo? sigo casada, sigo con dos hijas, sigo sin dormir, sigo subempleada, sigo loca. Mi marido me dio un ultimatum, si no garchamos mas se va al carajo. Mi ginecologa dice que si los examenes hormonales dan bien, mas vale que busque un psicologo...
que mas?
Estuve deprimida, no intenté matarme, pero deseé que el destino se encargue solito de eso y pronto.

Dejé de creer en dios, no por nada que me pasara en si, sino que me puse a mirar el diario y llegué a la conclusion que sería menos insoportable pensar que no existe que saber que he adorado toda mi vida a un sadico hijo de puta. Escribo esto y temo represarias, así que ya ni se si creo o descreo, pero bueno... Digamos que si es que creo, hoy por hoy no tengo demasiadas ganas de inclinarme ante El.

Tengo pensamientos bipolares. Por momentos pienso en pintar obras de arte dignas de exposición y al rato sospecho que si pruebo algun material enviciante (cualquiera) no me sacan de ahi ni en congreso de Intervensionistas yanquies.

Le reviso el celular a mi marido. Con morbo. No he encontrado nada. No ultimamente. Lo que indica que....

Amo a mis hijas, pero quiero que me dejen de romper las bolas

Quiero trabajar, pero sin un jefe que me rompa las bolas

No tengo bolas, pero todo el mundo me las rompe. Entonces, seré yo?

Hubiera querido triunfar en algo: escribir un bello libro, ser una atleta destacada. Ser alguien amado. Por propios y ajenos. No creo que sea el caso. Algo habre hecho o dejado de hacer. Lo escribo con una ceja levantada. No se si hoy es un dia que me importe tanto, o sera que estoy algo anesteciada.

Lo de este pibe, Lucas, me movio. No se por qué, si es la vejez o que pero me imaginé madre. Sentada mostrando la foto del pibe y chabón pudríendose a 20 metros. Me indigna, me conmueve, me vuelve a indignar. Todo está al reves en esta puta tierra. No se si era un santo o un terrible hijo de puta, la madre parece una buena mina. La novia o ex novia, parecía una nenita.
Y la otra flaca, embarazada de 9 meses que pierde al marido... y me dicen que hay un dios? No, dejate de joder. Libre albedrio las pelotas! Que cadena de oración ni que nada... Si hay un dios se quedó dormido, se aburrió de nosotros y se fue a jugar a la play.
Del gobierno ni pienso hablar, no apareció dios y me voy a poner a discutir sobre una clase de gente que mataria a su propia descendencia por un mango extra? No, no importa que color sea la bandera que los envuelve, en el fondo lo que buscan es plata, poder y mas plata. Y uno es una gran mayoria pelotuda, que sigue laburando para que ellos se rodeen de lujos y seguridades impensables.

Hay toda una clase (social) que uno no alcanza a imaginar. Donde un par de zapatos se pagan con varios recibos de sueldos nuestros. Y donde esos zapatos se usan una unica vez, porque es un bajon repetir. Donde es cool sacarse fotos con negritos, pero se tiran alcohol cuando la camara apunta a otro lado. O ni eso, los borran de su mente y memoria en el mismo instante que el flash dispara. Por un voto, o por una curita a un alma inexistente

Me cayo mal el vino que me tomé. O la ausencia a este teclado. La maternidad, el sueño o la puta vida que insiste en abrazarme

No quiero este letargo, mi alma está dormida no se murio aun. Revelion o muerte. Plata o mierda.

1 comentario:

Carugo dijo...

Si no fuera que usted escribió lo que escribió en su página, hubiera jurado que lo hice yo.
Su problema es que piensa y no piensa.
Digo, que piensa con claridad pero sucumbió a la sinrazón de la preservación de la especie.
En otras palabras (y en esto también la comprendo porque a mí me ha pasado lo mismo) usted decidió traer al mundo a dos hijas (yo a uno) y le guste o no, debe seguir adelante hasta que ellas puedan valerse por sus propios medios.
Lo mejor para estos casos es seguir con el vino (en forma moderada claro está) y coger mucho con su marido (usted, digo, no va a pensar que yo) pero tomando pastillas u con otro adminículo que controle la natalidad.
Igual, sepa que no está sola, que muchos la entendemos más de lo que cree.
Un respetuoso cariño.

Y siga escribiendo: Yo la voy a leer.